Buscar
  • acarmonas0

En Chile nos preocupa el océano pero lo seguimos maltratando (por Alejandra Carmona)

Chile es el país de américa latina con mayor porcentaje de superficie marina protegida (AMP) , actualmente el 41,3% de nuestro mar territorial tiene algún nivel de protección. Chile fue también pionero en prohibir la caza de ballenas (1979) y de crear un santuario libre de caza y comercialización en todo el mar nacional el año 2008. Estas son buenas noticias que vistas desde afuera nos podrían hacer sentir orgullosos como nación.

Por otra parte, desde los años 90 las principales pesquerías chilenas están colapsando, en el ultimo informe de SUBPESCA se da cuenta que el 57% de las especies monitoreadas están en estado crítico.




Gráfico 1: fuente FAO 2022


Las costas chilenas tampoco están mejor, durante las últimas décadas los intensos procesos de urbanización costera han traído como consecuencia el deterioro de los ecosistemas marino-costeros y la exposición de poblaciones humanas y bienes materiales. El año 2019 CIGIDEN presentó una propuesta de ley de Costas para chile donde recoge un diagnóstico de la zona costera y dentro de las conclusiones más importantes destaca: 1) la desconexión entra las leyes destinadas a la gestión del mar y las costas y los instrumentos de ordenamiento. 2) Falta de criterios para la zonificación y 3) falta de recursos para la implementación y fiscalización de las leyes y otros instrumentos.


Todas estas brechas se reflejan en una inadecuada gestión del mar y sus costas y los habitantes lo perciben así. El centro IDEAL y el instituto milenio SECOS realizaron una consulta ciudadana (https://chileoceano.cl) donde se pregunta como consideran el estado de salud del océano, en 23 de 31 comunas costeras con datos, el estado de salud del océano es percibido como regular, mal o muy mal. Frente a la pregunta a la pregunta ¿Qué es un océano dañado para usted? La primera asociación es con la presencia de basura y plástico.


Gráfico 2: fuente Chileoceano.cl


El 95% de los encuestados reconoce que el mar le entrega beneficios y lo asocia con palabras como paz, inmensidad, felicidad y vida pero el 34% no sabe que hacer para mejorar la salud del mar. Tanto a las personas como a las instituciones públicas nos preocupa el mar pero nos sabemos cómo cuidarlo y hay poca claridad de las acciones personales y colectivas que hay que impulsar para una adecuada gestión del océano y sus ecosistemas. Dejamos la pregunta abierta de ¿Qué podemos hacer desde nuestros espacios de acción para mejorar la gobernanza de los océanos?






13 visualizaciones0 comentarios